Panecillos dulces si te sobran yemas

El fin de semana tuve que hacer una tarta para una celebración y me sobraron 5 yemas de huevo de la crema de merengue suizo. En un principio pensé en hacer creme brulee pero me veía zampándomela yo sola, así que pensé que unos panecillos dulces vendrían bien para el desayuno del cole de mi hijo.

A ver, en esto del pan las recetas son meras indicaciones y se pueden hacer infinitas variaciones… El pan te da mucha libertad y capacidad de improvisación. Partiendo de que la receta es harina, agua y levadura/masa madre, tenemos infinidad de variaciones cambiando tipos de harina, enriqueciendo las masas con grasas, azúcar, aromas… En este afán de improvisación quizá con lo que yo me ando con más cuidado es con la hidratación. Por ejemplo, esta receta tiene 5 yemas así que tenía que añadir la proporción justa de líquido para que fuera una masa manejable. Yo no me arriesgo y voy poniendo la leche poco a poco. En este caso no pasa nada si es una masa poco hidratada porque las yemas, la leche y la mantequilla me iban a garantizar esponjosidad.

img_5791

Ingredientes:

  • 500 gr de harina de gran fuerza que me regaló Paco Baker
  • 100 gr de azúcar (quería que se pudieran comer sin rellenar)
  • una pizca de sal
  • ralladura de limón
  • unos 8 gr de levadura fresca (sabía que iban a dormir en la nevera y tenía tiempo a la mañana siguiente)
  • 5 yemas de huevo L (toma!)
  • Leche entera, unos 200 ml. No os puedo asegurar la cantidad ya que la fui añadiendo poco a poco de la botella hasta que la masa tenía la consistencia que yo deseaba: poco hidratada pero maleable.
  • 90 gr de mantequilla a temperatura ambiente y a trocitos, que con el frío que hace es como si estuviera en la nevera.

Primero puse los ingredientes secos en la amasadora junto con las yemas y mezclé un poco. Después fui añadiendo poco a poco la leche y por último la mantequilla. Estuve amasando a intervamos, unos dos minutos  y descansos durante una media hora. Cuando la masa se presentaba satinada la pasé al bol tapado.

No es recomendable pasar a la nevera las masas del tirón, siempre es mejor dejarlas que cojan vidilla. Para mi es muy útil usar un bol o un tuper transparente, de ese molo se pueden ver las pompitas, los gases de la fermentación. En este caso, cunado observé que la actividad ya había empezado lo pasé a la nevera.

img_5794

A la mañana siguiente la saqué de la nevera y la dejé que se atemprerara una hora más o menos. Hice 12 bolitas y las tapé para la segunda fermentación. Al menos tres horas tardaron. Las pinté con leche y al horno no muy alto , 180º, durante 15-20 minutos.

La verdad es que están deliciosos y super tiernos… El hecho de poner menos levadura de lo habitual y alargar la fermentación, junto con una correcta conservación ,hacen que duren tiernos, si duran, más días.

Espero que os guste mi receta, si se le puede llamar así. Mi invento, espero que os guste mi invento.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s