Bollitos fáciles con cúrcuma y mozzarella 

Los que me seguís de cerca sabéis que mi cámara de fotos murió, y ando como alma en pena o bloguera fantasma dándole vueltas a qué podría hacer y no puedo, qué fotos podría sacar y no saco, etc. Pero luego he pensado que no por eso voy a dejar de publicar recetas, no?

Estos bollos los hice ayer domingo porque andaba sin pan y como me levanté temprano para ser domingo… Qué mejor manera de explicarlo que esta imagen que recorre las redes sociales:

14991862_1318082661575359_4387656622762826197_n

El caso es que eran las ocho de la mañana y calculé que si ponía masa  tendría el pan listo para la hora de comer sin tener que mancillar el catecismo panarra de ponerle mucha levadura al pan.

El caso es que tiré de restos de harinas para hacer unos bollos basándome en una variación del Pan básico para principiantes… Tomando esta receta como base se pueden hacer infinidad de variaciones.

Ponemos todos los ingredientes menos el agua y la mozzarella en un bol. Vamos añadiendo el agua poco a poco y removiendo con la rasqueta… no os preocupéis si parecen unas gachas indomables: nada que el reposo no arregle. Cuando hayáis puesto todo el agua (cada harina absorbe más o menos) es hora de poner el queso. Dejamos reposar la masa tapada unos minutos. Después nos mojamos la mano y hacemos unos pliegues a la masa, unas 4 o 5 veces cada 5 minutos… veréis cómo la elasticidad de la masa mejora a cada pliegue: la magia de los reposos. Una vez que hemos conseguido que la masa esté elástica la dejamos tapada para la fermentación en bloque. Dependerá de la temperatura que haga, de la levadura que hayáis usado… de partida os digo que el trigo duro fermenta como una moto así que mejor echadle un ojillo al bol de vez en cuando antes que que doble el volumen.

Dicho pues, antes de que llegue a doblar el volumen pasamos la masa a la encimera enharinada y dividimos en cuatro porciones, formamos los bollos y dejamos fermentar por segunda vez… Cuando ya  hayan  aumentado un poco el tamaño encendemos el horno a 220º. Subirán un poco más mientras que se calienta.

Yo los dejé fermentar ya encima de la bandeja del horno para no tener que manipularlos mucho… como es un pan blandito no necesitamos que tenga un golpe de calor rápido en la base como una hogaza.

Cuando el horno esté caliente greñamos los bollos como más nos guste, pulverizamos el horno con agua para que tengan un poco de vapor y metemos los bollos. Al cabo de 10 minutos bajamos el fuego a 200º y dejamos 10 o 15 minutos más… según cómo nos gusten de doraditos. También hay que tener en cuanta que al llevar queso éste se puede dorar rápido, pero no os asustéis que está bueno.

Como podéis ver en la Foto yo me zampé un bocadillo de caballa en aceite de oliva, tomate y mayonesa, tras el cual caí en un placentero coma profundo en el sofá  durante el cual oía voces de repelentes youtubers en la lejanía y sentía cosquilla que me hacía mi hijo como si mi cuerpo no fuera mi cuerpo, como si yo estuviera levitando y las cosquillas las recibiera mi ente físico tumbado en el sofá.

Espero que os guste mi receta y feliz semana!

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Lamary dice:

    Me encanta¡¡¡ Las fotos son lo de menos, yo estoy peor que tú, haciendo las fotos con un movil basico y buscando programas para mejorar, pero no por ello dejes de publicar. Me encanta tu blog.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias! Estas fotos sí son del móvil pero yo quiero una cámara! Gracias por leer y por comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s