Tarta de celebración: mis consejos para conseguir un wow

Para mi escribir esta entrada es una mezcla entre desafío y necesidad… desafío porque yo soy prácticamente autodidacta en estos temas y lo que me lleva a aprender y a mejorar es la pasión que le pongo a cada tarta que hago. Esta entrada no trata de dar una receta en sí, sino de explicar mis trucos para que consigáis un wow de vuestros amigos cuando os presentéis en un evento con una tarta hecha por vosotros.

A lo largo de mi vida repostera he hecho muchas tartas de cumpleaños, sobre todo para mi familia, pero hay veces en que se te plantea un proyecto más importante o más especial… en el caso de las tartas de las fotos se trata de las bodas de oro de mis padres y de la boda de una pareja amiga.

Mis consejos son:

  1. Elegid una receta y sabores que tengáis trabajados y que sea del gusto de todos . En mi caso vainilla y limón nunca falla… La receta es igual que la de estos Muffins de tarta de queso con cerezas pero con sólo con una buena harina de repostería y con azúcar blanco… esa medida habría que multiplicarla por 2, 3 o 4 depende de la altura que le queráis dar a la tarta y el tamaño… Para las seis capas de bizcocho la multipliqué por 3. Mis moldes son de 20 cm de diámetro con base extraíble y los forro siembre con papel de horno de esta manera para que me duren eternamente.
  2. Haced los bizcochos con antelación para que estén bien asentados. Si los hacéis el día antes envolvedlos en papel film para que no se sequen. Es preferible repartir la masa en diferentes moldes que hacer un bizcocho grande en un solo molde ya que tardará más tiempo en hornearse y correremos más riesgo de que se nos queme por fuera y se quede crudo por dentro.
  3. Creo que no hace falta que diga que hay que tener ingredientes de sobra a la hora de ponernos manos a la obra porque si por cualquier giro del destino se nos rompe un bizcocho al desmoldar o cualquier desatino no vamos a salir corriendo a las doce de la noche en pijama a la tienda de 24 horas a comprar huevos, no? Ni leche, ni mantequilla…
  4. De la misma manera os digo que es mejor pesar y tamizar todo antes, cascar los huevos en un tazoncito a parte por si nos cae cáscara, tener la mantequilla fuera de la nevera con antelación para no tener que recurrir a ritos extraños para que se reblandezca…
  5. Es importante dejar que los bizcochos enfríen unos 10 minutos en el molde antes de desmoldar ya que el mismo vapor que sueltan hará que se desprendan. Yo creo que la mayor parte de los fracasos reposteriles vienen de intentar desmoldar antes de tiempo. Una vez transcurrido el tiempo de prudencia dentro del molde siempre dejar enfriar sobre una rejilla para que no se humedezcan y queden feos.

 

img_0125

Ya que hemos terminado con la fase del horneado y una vez que los bizcochos están fríos y asentados pasamos a la fase del relleno y montaje.

  1. Para hacer las capas del bizcocho os recomiendo que hagáis una pequeña inversión en una lira corta tartas… son muy económicas y os garantizarán que el bizcocho esté equilibrado y no colapsará cuando se corte.
  2. A mi particularmente me gusta preparar un almíbar acidito para mojar, que no emborrachar, los bizcochos. Para ello pongo zumo de limón y azúcar en una cazo y lo dejo que espese pero no que caramelice… de esta manera aportará jugosidad al bizcocho pero no tendremos la sensación de un bizcocho empapado. Además dará cohesión al conjunto y ayudará a que las capas se asienten.
  3. Para el relleno me gusta combinar mermelada y crema no sólo por el sabor sino por la estética del corte. Elegid una mermelada de calidad , de las que no comprarías para el diario y acertaréis.
  4. Para la crema he usado esta receta pero con azúcar blanco Crema de merengue suizo con azúcar moreno. En concreto usé cinco claras de huevo con 150 gr de azúcar, vainilla en pasta, ralladura de limón, unos 200 gr de mantequilla y una terrina de mascarpone. La textura resultante es super sedosa y el dulzor del merengue se mitiga con el mascarpone, que aporta aun más suavidad.
  5. Para montar la tarta es bastante recomendable disponer de una serie de instrumentos que , aunque no son indispensables, harán nuestro trabajo más fácil: manga pastelera desechable, espátula de pastelero y un plato giratorio.
  6. Una vez que hemos dividido en capas el bizcocho es recomendable dejar las capas menos uniformes para el centro ( las del copete del bizcocho) y la de los bordes más uniformes para la de arriba.
  7. Empezamos rellenando la manga pastelera de crema y cortando una abertura de 1/2 cm más o menos. Ponemos una buena porción directamente en el plato para que actúe de pegamento.
  8. Primero ponemos un poco de almíbar ayudándonos con una brocha, después unas tres cucharadas de mermelada que repartiremos uniformemente  y después una capa de crema en forma de espiral pero no cubriendo toda la tarta de manera que cuando pongamos la siguiente capa no salga por los bordes pero quede una capa uniforme. Repetimos la operación hasta la penúltima capa. En la última capa sólo pondremos un poco de almíbar.
  9. Es el momento de equilibrar la tarta. Tengo que confesar que las mías nunca quedan perfectas pero es que si no no sería yo!

Ahora toca cubrir la tarta… yo no soy de bordes perfectos, me gusta que se vea el toque de la espátula… me parece mucho más apececible si tiene ese toque informal, es mi estilo!

  1. Siempre empiezo poniendo una porción de crema encima y repartiendo un poco para el borde.
  2. Lo siguiente es rellenar los huecos que queden en la tarta por los lados.
  3. Después vamos poniendo crema con la espátula desde la base de la tarta hacia arriba.
  4. Una vez que toda la tarta está cubierta es la hora de embellecerla y hacer unos toquecillos con la espátula.
  5. Altamente recomendable dejar la tarta toda la noche en la nevera para que se asiente la crema, se endurezca y nos facilite el transporte.

 

imgp8885

¿Y qué pasa si queremos convertir una tarta casera, hecha con ingredientes naturales, en un wow? Pues recurrimos a las flores naturales.

Para ello os recomiendo que os hagáis con unos conos especiales para flores o flower spikes, que servirán para pinchar nuestro adorno de flores en la tarta sin que éstas estén en contacto con el bizcocho. En el fondo del cono podemos poner incluso un algodón húmedo para hacer que duren más. Para hacer el atillo de flores es fundamental usar cinta floral tape. Os recomiendo que días antes ensayéis los adornos no solo para ver cómo queda sino para ver cuánto duran las flores antes de chuchurrirse.

Y ahora viene una confesión: los adornos florales no los hago yo, los hace mi pareja, que en ocasiones saca su lado femenino con resultados sorprendentes.

En el caso de la tarta de bodas fue porque yo estaba tan nerviosa que me temblaba el pulso y en la tarta de las bodas de oro de mis padre porque ya le había cogido el gusto.

received_10209014956744758.jpeg

Espero que mis consejos os sirvan de ayuda y ya me contaréis!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s