Pastas de almendra para el té

Yo no es que me levante un sábado sabiendo  lo que voy a hacer. De hecho el sábado por la mañana mi intención era salir por ahí a dar una vueltecita…  el caso es que después de comer me entraron ganas de hacer algo dulce y vi la bolsa de almendras molidas que tenía en el armario y pensé en que unas galletitas de almendra no estarían mal, que un té con pastas a la tarde sería diviiino…
Esta receta no tiene secretos, lo único que requiere un poco de maña es la manga pastelera porque es una masa que está bastante durita y cuesta un poco sacarla pero si queréis que se os ponga más blanda le ponéis la mantequilla a punto pomada y antes de hornear las galletas las metéis en la nevera.

image

Vamos con los ingredientes, pues:  necesitamos 100 gramos de harina, 100 gramos de almendra molida, 87 gramos de mantequilla, un poco de sal, 80 gramos de azúcar golden caster sugar, un poco de aroma de almendra si queréis, vainilla en pasta y un huevo mediano.

image

La preparación tampoco tiene secretos : lo primero que haremos será tamizar el harina con la sal, cortamos la mantequilla fría a daditos y y con la yema de los dedos vamos desmenuzando la mantequilla dentro de la harina. Cuando ya tiene la textura de migas añadimos la almendra molida y el azúcar, mezclamos bien y lo último que ponemos es el huevo. La humedad del huevo hará que la masa amalgame. Mezclamos todo con las manos, no necesitamos ni espátulas, ni varillas, ni nada de nada , tan solo un bol y nuestras manos. Cuando la masa ya esté unida la pasamos a la manga pastelera con una boquilla de estrella grande.

image

Ahora es el momento de encender el horno y lo encendemos a  160°. Mientras, preparamos una bandeja de horno con papel. Para hacer las galletas hacemos presión en la masa de la manga sobre el papel e intentamos hacer como un 6.La punta que queda la dejamos en medio de la espiral y apretamos un poco. No os preocupéis si la masa ha quedado un poco fea porque luego con el efecto del calor desaparecerá la fealdad. Si cuando hemos terminado de hacer todas las espirales  el horno todavía no está caliente lo mejor es que podemos hacer es pasar la bandeja con las galletas a la nevera porque la mantequilla cogerá frío y luego en el calor del horno las galletas perderán menos la forma.
Al cabo de 15 minutos las galletas estarán hechas :lo notaréis porque por los bordecitos se ponen doradas. De todas formas cada uno conoce su horno así que vosotros veréis si necesitáis  cambiar la posición o si vuestras galletas  necesitan más o menos tiempo. La verdad es que son unas galletas riquísimas…el toque que le da la almendra y la esencia de almendra con ese amargor mezclada con la dulzura del azúcar es fenomenal… te transporta a una tarde de té en la en una novela de Jane Austen.
Eso sí, tengo que advertir que son unas galletas bastante contundentes:  no pienses que vas a hacer una hornada y te la vas a comer de una sentada…. Dos galletas con un buen té serán el broche perfecto para una maravillosa tarde de sábado primaveral…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s